Con motivo de la elección de decano de la Facultad de Artes, el Portal de la Udelar dialogó con el profesor Fernando Miranda acerca del proceso de creación de la Facultad de Artes y los objetivos del decanato para este período. Compartimos la nota.

El decano hizo una reseña de su trayectoria académica, señaló que se graduó en Educación en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Udelar. Asimismo, formó parte de la generación 86 del IENBA de la Udelar, carrera de la que egresó. Realizó un doctorado en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. Trabajó como docente y en varios proyectos en esa universidad y retornó al IENBA como docente en 1998. Fue asistente académico del director del Instituto en aquella época, Javier Alonso, actual prorrector de Extensión y Actividades en el Medio de la Udelar. Luego de ocupar distintos cargos docentes, en 2007 ganó el concurso para Grado 5. El actual decano se desempeñó como profesor titular coordinador del Segundo Período de estudios de IENBA y es investigador en régimen de dedicación total en la Universidad de la República.

Lleva adelante distintas investigaciones vinculadas al tema cultura visual y educación artística, que es su área de estudio. Actualmente da clase en los seminarios de educación artística de las carreras del IENBA que se dictan en los centros universitarios regionales de la Udelar, y en Montevideo en la carrera de Danza Contemporánea, el curso de cultura visual de la Maestría en Arte y Cultura visual y algunas clases que le solicitan en espacios de fotografía, entre otros. También da un curso en la maestría de enseñanza universitaria sobre Pedagogías culturales y coordina un núcleo de investigación en el área de cultura visual desde 2005, integrado no sólo por docentes de la Facultad de Artes sino también por investigadores de otras facultades como la de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU).

La creación de la Facultad

En cuánto al proceso de creación de la Facultad de Artes, señaló que en los últimos tres años la institución produjo el desenlace de una discusión que se venía dando con distintos impulsos desde los años 90. Recordó que personalmente formó parte durante el rectorado de Rafael Guarga -junto a Daniel Maggiolo, director en aquel momento de la Escuela Universitaria de Música (EUM) y el profesor de Bellas Artes Silvestre Peziar- de una comisión que se armó para  crear la Facultad. Hace tres años Miranda junto con el profesor de la EUM de aquel momento, plantearon una hoja de ruta que presentaron al Consejo Directivo Central (CDC) de la Udelar en 2019, que implicaba la creación de la Facultad de Artes a partir de las elecciones universitarias y de desencadenar algunos procesos. Esa hoja de ruta que fue asumida por el CDC, planteaba una estructura de la Facultad con tres institutos: el de Música, el de Bellas Artes y el de Artes Escénicas. Destacó que el cumplimiento de esa hoja de ruta, aunque se enlenteció a causa de la pandemia, se cumplió efectivamente, lo que permitió finalizar el año 2021 con la Facultad creada. Una vez que se dieron a conocer las fechas de las elecciones universitarias, el CDC resolvió la creación de la Facultad en setiembre de ese año. El 14 de diciembre se realizó el primer Consejo fundacional en el que Miranda asumió en forma provisoria el decanato, y el 27 de abril de 2022 la Asamblea General del Claustro realizó la elección del decano efectivo de la Facultad. «Fue un claustro muy participativo, muy amplio y en el que se reconoció no un trabajo personal sino una tarea colectiva», apuntó.

Explicó que la Licenciatura en Danza Contemporánea, que es el núcleo duro de la fundación del Instituto de Artes Escénicas, tuvo en 2018 su primera cohorte con 320 estudiantes y en 2021 la Facultad contó con los primeros alumnos de esta carrera en condiciones de egreso. Aunque la primera generación de la Licenciatura reflejó por su número un interés acumulado en la formación, en los años siguientes hasta el actual la carrera ha tenido un número de inscriptos inferior a los 150. En diciembre de 2022 la Licenciatura contará con la segunda generación de egreso y a partir de estos egresados quedaría constituido el Instituto de Artes Escénicas, algo que había sido previsto de esa manera en la resolución del CDC de creación de la Facultad. De este modo la Facultad de Artes quedará con sus tres institutos funcionando, el de Bellas Artes, el de Música y el de Artes Escénicas. El interés es que el Instituto de Artes Escénicas fortalezca y proyecte la Licenciatura en Danza Contemporánea, pero que también incluya otras formaciones. 

Funciones universitarias

En lo que se refiere a los objetivos para el nuevo período de decanato, Miranda señaló que el desafío fundamental es desarrollar en la Facultad las tres funciones de la Universidad: enseñanza, investigación y extensión. Acotó que para ello será necesario evaluar, discutir y eventualmente modificar los planes de estudio actuales de las carreras de la Facultad, creados en diferentes momentos. En este sentido, puntualizó que en la Facultad existen planes del Instituto de Bellas Artes que datan de los años 2002 y 2004, un plan del Instituto de Música de 2005 y un plan de reciente creación de la Licenciatura en Danza Contemporánea del Instituto de Artes Escénicas, que está teniendo sus primeros egresados. Entiende que los planes deberían tener mayor intensidad y ser mucho más vinculantes entre las distintas formaciones de la Facultad, de manera de propiciar una verdadera colaboración entre estudiantes de las distintas disciplinas.

La intención es que los nuevos planes de los Institutos de la Facultad tengan puntos de contacto transversales, que haya desde el inicio espacios comunes de los estudiantes de toda la Facultad y que «en la medida de las particularidades de las distintas disciplinas, los procesos de evaluación sean coherentes y razonablemente comunes». Acotó que para esto «hay que trabajar mucho» ya que en la actualidad la Facultad tiene un libre acceso en los institutos de Bellas Artes y en lo que va a ser el de Artes Escénicas y una prueba de ingreso en el Instituto de Música. Añadió que «hemos planteado algunas alternativas que nos conduzcan a generar unas mayores posibilidades de ingreso en toda la Facultad en general y en el Instituto de Música en particular».

Aclaró que aunque esto no puede hacerse sólo a partir del equipo del decanato sino especialmente desde los órdenes con la colaboración de las y los docentes del Instituto de Música, al decanato le interesa colaborar con las escuelas departamentales de música. «En la medida que estas escuelas tengan egresados y egresadas con niveles de formación adecuados para cursar un programa de grado universitario y las personas tengan el bachillerato completo, se podrían ver los mecanismos de ingreso directo a la Facultad de Artes», planteó el decano.

Añadió que esta idea debe trabajarse con las escuelas departamentales de música y que es probable que algunas de estas instituciones estén en condiciones de cumplir un acuerdo de este tipo. En otros casos en los que sea necesario mejorar la calidad de la formación, entiende que la Facultad tiene que colaborar con este fin apoyando la formación docente y la posibilidad de que las actividades que llevan adelante permitan que los egresados, si así lo quieren puedan ingresar a la formación universitaria. Del mismo modo, el ciclo de introducción a la música, un programa del Instituto de Música de la Facultad para liceales mayores de 15 años, busca cubrir esas necesidades de formación ya desde esta edad, y en este marco ve la necesidad de concretar un acuerdo con el Consejo de Educación Secundaria y el Consejo de Educación Técnico Profesional, para que se asuma a nivel de algunas sedes de estos niveles educativos la posibilidad de que el ciclo de introducción a la música que se desarrolla en la Facultad se pueda llevar adelante descentralizadamente con la colaboración de los docentes de la Facultad. Acotó que esto va a requerir en su momento recursos presupuestales, humanos, de infraestructura edilicia y no edilicia. 

Sobre investigación, resaltó que la Facultad tiene que desarrollar y fortalecer algunos grupos que ya están desde hace años consolidados y crear nuevos grupos en la medida que se desarrolle la estructura docente. Para ello están propiciando una mayor posibilidad de presentación al régimen de Dedicación Total (DT) incentivando a docentes a que se presenten a este régimen a partir de las líneas de trabajo de interés y están desarrollando el programa de posgrados.  En el mes de julio estarán convocando a la tercera cohorte de la Maestría en Arte y Cultura Visual y asimismo a fines del mes de abril se presentó al Consejo y este le dió curso al Claustro de Facultad, un proyecto de creación de una Maestría en Arte Sonoro. Esta maestría está construida con un grupo importante de docentes, en especial de la EUM, con un sentido de cooperación y un vínculo fuerte con el programa de la maestría, que ya ha sido creado. Por otra parte la Facultad tiene otro proyecto de Maestría en Medios Editoriales que ya fue aprobado por el Claustro de la Facultad. Se plantea que este posgrado se realice junto con la FADU, la propuesta ya fue considerada también por el claustro de FADU y actualmente se encuentra en revisión de una comisión integrada por docentes de ambas facultades, para a partir de las recomendaciones de ambos claustros, llegar a una nueva versión que las incorpore. 

En lo que respecta a extensión, destacó que la Facultad tiene servicios con larga tradición en relacionamiento con el medio social, un creciente desarrollo de espacios de formación integral con una inserción relevante en distintos territorios a partir de varios temas de interés. Algunos de estos temas se vinculan con derechos humanos, problemas sociales de diferentes barrios  y territorios. Añadió que también tienen la intención de generar convenios con otras instituciones como el SODRE y el Municipio E, territorio de inserción principal de la Facultad, ya que en la medida que el plan de obras avance y se culmine la última etapa de reforma edilicia de la institución todos los servicios de la Facultad van a convivir en un mismo edificio. En este sentido, han mantenido entrevistas con la alcaldesa y varias autoridades del Municipio E y con Martín Itamuzu, presidente del SODRE, para concretar un acuerdo que ya está a consideración de esta institución. Este convenio permitiría que la Facultad hiciera uso de salas del SODRE para difundir algunas actividades, especialmente del Instituto de Música, como forma de vínculo con el medio. «Creemos que más allá de las tradiciones relevantes en extensión, esta es una función a seguir fortaleciendo y expandiendo», afirmó.

Próximos desafíos

Otro de los desafíos que identifica Miranda para el nuevo decanato es atender y desarrollar la descentralización de la Facultad. Destacó que la Facultad de Artes «nace descentralizada», ya que tiene formaciones en los Departamentos de Paysandú, Rivera,  Rocha y Maldonado, por tanto tiene cientos de estudiantes y algunos docentes radicados en el interior del país. Entiende que es necesario llevar adelante un trabajo con los docentes para que puedan realizar adecuadamente su carrera, continuar formándose, y lograr así tener estructuras docentes regionales cada vez más consolidadas.Por último, Miranda se refirió a la participación de la Facultad en la Bienal Internacional de Arte en Madrid. Es una convocatoria de una red internacional que trabaja sobre el desarrollo de la gráfica como medio político desde los años 60 hasta la actualidad. La Facultad participará de la exposición «Giro Gráfico», que se inaugura el 17 de mayo en el Museo Reina Sofía de Madrid y luego posiblemente la muestra vaya al Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad Nacional Autónoma de México. Explicó que la Facultad está a cargo del envío de la producción gráfica de la vieja Escuela Nacional de Bellas Artes de los 60 y allí se compartirán los acervos y la producción de varios países de Latinoamérica, de experiencias de los 60 y de los años posteriores. «Es relevante para la Facultad y para la Udelar, porque el Museo Reina Sofía de Madrid es uno de los más importantes a nivel internacional, que acoge esta muestra de gráfica latinoamericana y que en esa muestra esté representada la producción nacional, la producción universitaria, docente y estudiantil de un momento del país que expresa también una época de conflicto social y de diferentes posturas respecto a la realidad nacional, de ebullición estudiantil; eso está plasmado en las piezas gráficas que se seleccionaron y con las que se viene trabajando desde el 2018», destacó.

Fuente: Portal Udelar.